Historias de Tolosa: Marcelo, el peluquero

1

Entrevista de Oscar Labadie a Marcelo Nogueira, publicada el 22 de abril de 2016

Yo llegué a Tolosa a los tres años porque vinimos a vivir a la casa de mi abuela después que falleció mi abuelo. Vivimos en 115 y 32, en una casa antigua, hoy considerada patrimonio de Tolosa porque no se puede modificar el frente. Ahora la casa la vendimos. Me crié aquí, jugando en la plaza de enfrente de la Iglesia.

Viví toda la vida en el barrio, aquí la gente me conoce desde chiquito. Con mucha gente que hoy es cliente mía compartimos la niñez jugando juntos al básquet en el Círculo Cultural Tolosano. De los 5 años hasta los 18 jugué para el Círculo, después jugué para Sud América dos años.

Fui monaguillo de la Iglesia del Carmen cuando estaba el padre Santolín, hasta los 18 años, cuando el padre me dijo que me había anotado en el Seminario para prepararme para cura. Yo le decía que no quería, pero el insistía y por eso dejé de ir a la iglesia como monaguillo, porque no quería saber nada.

Él me había elegido porque veía en mí una vocación espiritual. Siempre me gustó el estudio de la religión, pero yo quería tener familia, quería tener hijos. Mi familia no se oponía a que yo fuera cura, al contrario, querían que lo fuera, sobre todo mi abuela que estaba muy orgullosa de su nieto.

De hecho, mi abuelo, que yo no llegué a conocer porque falleció antes de que naciera, fue novicio, es decir casi llegó a cura, alcanzó el cargo que está anterior a ser párroco.

Me crié mucho con los chicos del Churrasco, yo vivía acá pero me iba con ellos para allá, me crié con ellos, todos mis amigos de allí tenían nombres que empezaban c: el Chelo, el Cuyu, el Chiche, ahora no me vienen todos los nombres pero empezaban con c.

Habíamos armado un grupo lindo, totalmente limpio, sin drogas, nos divertíamos con poco, nos juntábamos y podíamos estar horas charlando. Era todo sano, todo deporte, con algunos jugaba al fútbol, con otro jugaba al básquet. Yo siempre fui de hacer muchos deportes.

Empecé el secundario en 7 y 526, en el Industrial. Pero no me gustaba, llegaba tarde. Quería jugar al básquet yo, me pasaba todo el día en el Círculo, desde las 3 de la tarde hasta las 9 de la noche. Entrenaba con la categoría mía y en las demás categorías me quedaba entregando la pelota. Por eso empecé repetir, y mi mamá me dijo que si no iba estudiar me buscara trabajo.

Me busqué trabajo en el almacén de Roberto Croce, que fue como un segundo papá para para mí (Roberto después tuvo la remisería La Cigüeña en 32 y 117). Trabajando con él decidí estudiar en la Escuela Media 5. Estudiaba a la mañana, al mediodía salía, iba casa, comía y me iba al almacén a trabajar de repositor.

Con Roberto Croce aprendí mucho, me enseñó mucho de la vida, aprendí de él cómo manejar un negocio. Lamentablemente falleció hace poquito.

A los 18 me recibí y empecé a trabajar en Destilería en una empresa privada para YPF, donde estuve del ‘88 hasta el ‘93. Cuando vino Ménem nos echaron a todos. En ese momento mi hermano, que era peluquero y tenía una peluquería en la calle 115 bis, me dijo que me convenía hacer un curso de peluquería para tener un oficio.

Hice el curso y empecé a trabajar con él a la mañana. A la tarde me busqué trabajo en una peluquería en el centro, en 5 y 57. Trabajé así hasta que me fui a vivir un año a Chivilcoy porque me había puesto de novio con una chica que era de allá.

Me fui a Chivilcoy y puse una peluquería, pero no me fue bien porque no conocía a nadie. Me vine para acá y mi novia se vino también. Actualmente es mi señora y la madre de mis hijos. Cuando volví empecé a trabajar otra vez con mi hermano y en la peluquería del centro cuyo dueño nunca quiso que me fuera.

Pero yo siempre tenía la idea de poner una peluquería propia acá en Tolosa. A fines del año 2002, un día en el que había venido de visita, paso por la Plaza y veo que este local se alquila. Fui a la inmobiliaria, pregunté cuánto pedían por el alquiler, lo dejé reservado y tome la decisión de volverme de Chivilcoy.

El 6 de marzo de 2003 empecé a trabajar acá, en 2 #128 entre 530 y 531, le puse el nombre de Salón Masculino Vito, atendemos de lunes a sábados. El teléfono es 482-1721.

Enseguida vino mucha gente de Tolosa que me conocía de chiquito a lo que se sumaron los clientes que ya tenía de antes. La peluquería siempre anduvo bien y hoy tengo clientes a los que antes les cortaba en la sillita de bebé y ahora son más altos que yo.

1 COMENTARIO

  1. TENDRIAN QUE DARSE UNA VUELTA POR EL BARRIO EL CHURRASCO QUE CASI NACIO CON TOLOSA. HAY MUCHA GENTE MAYOR DUEÑA DE LAS HISTORIAS DEL BARRIO.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here