Historias de Tolosa XVII: Humberto Fonzalido

0
9

Recopilación de Oscar Labadie

Cuando vine a vivir a Tolosa tenía nueve años. Los diez los cumplí acá. Llegué al barrio el 2 de enero de 1943. Veníamos de Junín, mi papá,Ignacio Lorenzo Fonzalido, mi mamá, Isabel y mi hermana, Mercedes Isabel. Y acá nació mi hermano, José María.

Mi viejo quiso venirse a La Plata para que nosotros pudiéramos estudiar, prefirió venirse para acá con la familia para darnos a nosotros comodidad para estudiar, estando en una casa nuestra, porque los que venían de Junín sin la familia tenían que vivir en pensiones para poder estudiar. Mi papá era policía y había un oficial de acá que se quería ir a vivir a Junín, entonces hizo la permuta.

Vinimos a vivir a una casa en la calle 530 entre 2 bis y 3, alquilábamos una misma casa con otra familia, que era también de un policía. La casa era grande, con dos salones, cómoda. La familia que vivía con nosotros se llamaba Guanzetti, que después se fue y quedamos viviendo solo nosotros.

El lugar de reunión de los chicos y de los más grandecitos era la Iglesia. Nos juntábamos en la iglesia, había un cura que era muy macanudo, el padre Díaz, (creo que después se fue a Canadá). Éramos todos de la Acción Católica y ese era nuestro lugar. De manera que estaba el cura joven, Díaz, y el cura viejo, Santolín.

Ahí me hice amigo de Bertoloni, que vivía frente a mi casa. Llegué, él era de Boca, yo era de Boca, y eso bastó para que ya arrancáramos, de entrada, como amigos de toda la vida. La madre de Bertoloni siempre quería que fuera a jugar con su hijo a su casa. Nos quería mucho a nosotros esa señora. Con Bertoloni jugábamos en la calle o en la iglesia, donde teníamos la cancha de fútbol, que estaba al costado, donde hoy está el colegio secundario.

En Junín hice el primer y el segundo grado de primaria, el resto lo hice en laEscuela N° 79. O sea, que en la escuela 79 entré a tercer grado. Me acuerdo de la maestra más linda del colegio, era preciosa, la maestra de quinto grado, muy linda mujer, bonita ella, la mirábamos sin picardía (éramos muy niños) fascinados por su preciosa cara. Yo era un alumno normal, estudiaba lo que nos daban y aprobaba, no era ningún bocho.

Estuve en la casa de 530 hasta los 20 años, después nos mudamos, nos dieron una casa en el Barrio Obrero que habían inaugurado en 13 y 528. Como mi viejo estaba en el Servicio Especial del Senado, nos ofrecieron una casa ahí, y mi padre aceptó pero yo enseguida me fui a la colimba. Me tocó la aeronáutica.

Hice la secundaria en la Escuela Nacional Superior de Comercio de la calle 46. Iba a bailar al Club Unión y Fuerza, eran bailecitos de barrio donde se iba a tratar de enganchar alguna piba. Me iba bien, tenía suerte, si me dejaban hablar, ganaba, porque me gustaba mucho conversar. La mayoría de mis amistades eran mujeres, tenía suerte.

Me recibí de perito mercantil y no seguí estudiando, entré primero a trabajar en el Banco Popular pero se fundió, entonces pasé al Banco Provinciadonde trabajé hasta que me jubilé. Yo andaba poco en barras de muchachos, no disponía de tiempo porque tenía tres laburos, aparte del banco trabajaba en dos lugares más. Un sueldo era para la casa de mis padres. Trabajaba todo el día. Apenas me alcanzaban las horas del día para laburar.

Enseguida me casé, pero quedé viudo a los 25 años. Alcancé a estar casado cuatro años. Quedé viudo con tres chiquitos. Me las arreglé como pude y seguí adelante. A los 27 años me operaron de un cáncer en la ingle y me curé. Si te operan bien, a tiempo, y te sacan todo, el cáncer se cura. Seguí adelante, como pude.

Tiempo después conocí a María Jesús, que fue mi segunda mujer, con la que tuve un hijo más y con la que viví feliz durante casi 50 años, casi, porque 10 días antes de que cumpliéramos las bodas de oro, falleció.

Cuando me casé con María me vine a vivir a la calle 4 bis, ella había comprado esta casa siendo soltera, y yo ya estando casado con ella le pagué las dos últimas cuotas, eran cuotas de $10.000. Cuando vine aquí, la calle 4 bis era de tierra, pero la 5 ya estaba asfaltada hacía tiempo porque allí vivía un diputado. Cuando llovía un poquito se hacía una laguna en la esquina de 531 que se llenaba de ranas a las que se escuchaban toda la noche croar y no nos dejaban dormir.

Con María me costó ponerme de novio, yo quería zafar, pero hubo arreglo y anduvo bien, 50 años juntos y felices. Mi hermano José María falleció, mi hermana, Mercedes Isabel vive en la calle 33.

Me gusta Tolosa porque es un barrio muy tranquilo. Nunca pensé en irme. Y hasta he traído gente a vivir aquí. He buscado para amigos casas por acá. Venían amigos a visitarme y quedaban encantados con el barrio. Les decía: hay una casa en venta en el barrio, ¿te interesa? Si él me contestaba sí, entonces le decía: venite, vamos a verla. Así es como tres de mis amigos pasaron también a ser mis vecinos. Todavía viven por acá.

Relato del año 2015

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here