Historias de Tolosa XXIV: cómo se forjó la localidad

0
466

Recopilación de Oscar Labadie

Por Alberto C. Pascual

Martín José Iraola, hijo de Jerónimo Iraola, fue uno de los fundadores de la Sociedad Rural en 1854, con 21 años fue el legislador más joven de la época. Se casó con Francisca Ocampo, hija de Manuel Ocampo (presidente del Senado Buenos Aires) y no tuvo hijos.

Hereda estas tierras del padre junto con su hermana Antonia Iraola, quien se casa con un primo de ella, Leonardo Pereyra. Fue un hacendado que formó parte de la Comisión para urbanizar el Parque 3 de Febrero, que luego tomaría el nombre de Palermo.

Martín José Iraola decide donar parte de sus tierras a la Provincia para fundar un pueblo, en la zona había adquirido una gran importancia la actividad agropecuaria y era un lugar obligado de paso para la hacienda y los pasajeros hacia Magdalena. Ya estaba el puerto que se abrió al comercio exterior en 1898.

La Ensenada de Barragán ofrecía, por la profundidad de las aguas y por ser una zona protegida de vientos y tempestades, un lugar ideal para el encadenamiento de barcos, tanto es así que ya Mariano Moreno había querido hacer un parque de artillería allí y un puerto militar.

Este proyecto quedó en la nada hasta que después viene Rivadavia, quien siendo ya presidente emite dos decretos de necesidad y urgencia, en 1822, uno es el que decreta que es un lugar único e ideal para la construcción de un puerto, y el otro decreto era para construir un camino que una la Ensenada de Barragán con las tierras de las Lomas de Ensenada.

Cuando se construyó ese camino se fracasó en los primeros intentos por qué se anegaba, y se perdía lo que se hacía porque el río crecía y destruía las piedras que se colocaban para construirlo, entonces viene el ingeniero Huergo, quien construyó un camino que podía resistir las crecidas del río.

En 1871 cuando se fundó Tolosa inmediatamente llega el ferrocarril, que une Buenos Aires con Ensenada, y desde Ensenada en 1882, un año antes que se fundara La Plata, sale una rama hacia Tolosa.

Pero sucede que la rama ferroviaria hacia Tolosa tiene el mismo inconveniente que el camino, el suelo era anegadizo y carecía de solidez, entonces se decide que el ferrocarril en vez de ir hasta Ensenada y de Ensenada a Tolosa, venga directamente desde Pereyra hasta Tolosa, soslayando Ensenada.

Por lo tanto el ferrocarril que venía de Buenos Aires pasaba por Pereyra y después pasaba por Tolosa, y de Tolosa seguía hasta su terminación que estaba, en un principio, en la plaza Moreno.

Esto era por la necesidad de transportar material, que hasta entonces el transporte se hacía por medio de una tropilla de carros propiedad del señor Rifourcat. No era cómodo ni aconsejable, entonces se hizo ese ramal que terminaba Plaza Moreno, que luego se levantó y se llevó la terminal al pasaje Dardo Rocha.

El interés que tuvo José Martín Iraola para fundar Tolosa fue jerarquizar sus tierras y satisfacer las necesidades de los primeros pobladores que ya estaban instalados en la zona, que carecían de cementerio, de iglesia y de escuela.

Los primeros habitantes de Tolosa que fallecían tenían que ser transportados en carros al cementerio de Ensenada (Ensenada es 50 años más vieja que Tolosa), también los chicos tenían que ir a la escuela primaria de Ensenada, en donde incluso había una escuela secundaria, y para asistir a una misa también había que ir a Ensenada.

Esta necesidad, y también la necesidad de darle comodidad al transporte de hacienda y de pasajeros que iban hacia el lado de Magdalena, junto con el desarrollo agropecuario enorme, hace que José Martín Iraola pida al gobierno de la provincia de Buenos Aires permiso para fundar un pueblo y para eso cedía parte de sus pertenencias.

El 10 de octubre de 1871 solicita al Gobierno de la Provincia, mediante un expediente: rótulo C, 13 A, legajo 12, Nª 100, dirigido al gobernador Emilio Castro y al ministro de gobierno Malaver, que se encuentra en el archivo histórico nacional

Excelentísimo señor:

Don Martín Iraola, propietario de las Lomas de Ensenada, ante vuestra excelencia comparezco y digo que animado de la conveniencia personal que en ella tengo y para fomentar la población y riqueza del referido lugar he resuelto destinar un área de terreno de 1900 varas de frente por 1000 de fondo, para un pueblo que decido fundar allí. Éste pueblo situado a medios vientos quedará en frente del camino de conchilla que conduce al puerto y se compondrá de 64 manzanas de 120 varas de frente por 100 varas de fondo, divididas en cuatro cuarteles, por dos calles de 30 varas de ancho, siendo el resto de las calles de 16 varas. Menos la de circunvalación que tendrán 23 varas de ancho. De esta subdivisión dejaré el paraje más adecuado para una plaza y al mejor frente de esta una manzana para la Iglesia y además oficinas públicas, como ser municipalidad, juzgados, escuelas, y para levantar estos edificios destino el 1% del producto que se saque de la venta estos terrenos, cuya cantidad servirá de encabezamiento para la suscripción que con ese objeto se haga.

Firmado: Martín José Iraola, septiembre de 1871

Y le contesta Emilio Castro, gobernador de la provincia de Buenos Aires, y el ministro de gobierno, Malaver, el 20 de diciembre que el pedido era aprobado por ser interesante lo que propone.

Ya fundada Tolosa empiezan las primeras necesidades imperiosas, en 1885 comienza la construcción de los talleres del ferrocarril, en 1886 se construyó Molino La Julia, y en 1887 se comienza a construir el primer barrio obrero de Sudamérica llamado las 1000 casas.

Se encomienda a Otto Krauze la construcción de los talleres, que eran 35 galpones destinados a la reparación de máquinas empleando para ello 3500 obreros, que se alojan en casillas y galpones de la zona, esto constó 673 mil pesos nacionales, pero este despegue maravilloso iba a tener una vida corta.

Una mujer soñadora, inteligente, una poeta, doña Ema Fernández de la Barra, viendo la necesidad de viviendas que había para dar ubicación a la gente que trabajaba, saca un préstamo del banco hipotecario por 400 mil pesos, para construir las 1000 casas, destinadas a los obreros de los talleres y los del Molino La Julia.

Comienza la construcción de las 1000 casas que son dos manzanas divididas cada una de ellas en el medio por un pasaje, eran 216 casas, que tenían de frente 6 m con 50, por 17 de fondo, cada vivienda estaba constituida por cuatro ambientes, dos habitaciones, una cocina, y una sala.

Si se multiplican los cuatro ambientes de cada vivienda por 216, se llega a 900 y pico de habitaciones, y se suman las esquinas que tenían un primer piso, se llegan a 1000 habitaciones, posiblemente por ahí vino el nombre de las 1000 casas, que no eran 1000 casas sino 1000 habitaciones.

Algunas casas estaban terminadas y otras estaban a medio construir, entonces se levantan los talleres del Ferrocarril del Sur y se los llevan a Liniers, eso hace que muchos obreros se trasladen allá, otros se dediquen a otra cosa, y otros se quedaron en estos talleres pero con una tarea muy reducida.

Doña Ema va a la quiebra, las casas van a remate por 3 mil pesos cada una, y se termina su sueño. Después se introdujo gente de mal vivir allí, a casas sin terminar, de aquí proviene la mala fama del barrio. No eran malandras en realidad, sino gente muy necesitada.

Dejan de llamarse las 1000 casas y toman el nombre de Villa Rivera, en homenaje a don Juan Rivera que era uno de los primeros habitantes de esta zona y tenía el casco de su estancia en 520.

Similar destino sufre el Molino La Julia iniciado por Pedro Nocetti y por Benito y Juan Rivera, que se asocian para construir un molino harinero y de galletitas, llegaron a abastecer a varias ciudades de la zona, las galletitas eran muy buenas y gozaban de muy buena fama.

Pero en 1919 un incendio termina con el molino, luego va a remate, y lo compra Campodónico, pero solo lo tuvo un tiempo y en 1941 va a subasta pública, y lo rematan todo en lotes. Es una pena, porque estaba muy bien hecho, tenía una vía para las zorras que iban desde el molino hasta la estación de Tolosa para transportar las galletitas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here