La inutilidad de las garitas municipales de vigilancia

0
308

En 2017 el intendente platense Julio Garro anunciaba la instalación de centros de monitoreo barrial en espacios públicos –entre los que se contaba la Plaza Nuestra Señora del Carmen– bajo la promesa de mayor vigilancia y presencia policial.

Sin embargo el personal a cargo tiene injerencia limitada. No posee armas, no puede interceder ante delitos más que alertando al 911, no puede alejarse más de tres metros del lugar y por lo menos en Tolosa, ocupa tiempo en dirigir el tránsito –tarea que le corresponde a otro área municipal– en horario de ingreso y egreso escolar.

Así lo constató recientemente un jubilado que frustró un asalto el pasado miércoles a las 11:30 horas. Mientras caminaba por la vereda de la plaza sobre 530, fue sorprendido por un motochorro que lo amenazó con estar armado para arrebatarle dinero y pertenencias.

Lejos de amedrentarse, la víctima se plantó. “El flaco se quedó pasmado, salió rápido para 117. Me fui a casa, hice la denuncia al 911 y me dijeron que iban a mandar un móvil que nunca llegó”, contó a Tolosa Vive.

Y continuó relatando: “Los muchachos de la garita estaban dirigiendo el tráfico sobre 530. Terminaron y se volvieron a la garita. Me acerqué, les expliqué lo que pasó y les pregunté cuál es su tarea”.

Estos le respondieron que se encargan de observar las cámaras de seguridad aunque la de esa esquina en particular, no estaba funcionando. Lejos de vigilar por sus propios medios explicaron que no se les permite moverse a más de tres metros del puesto de control.

“Les dije ‘creo que me están afanando dos veces, por un lado el chorro y por el otro los impuestos, porque yo pago tu salario para que hagas algo. En todas las reuniones vecinales de seguridad siempre nos quejamos de ustedes. No hacen nada, están metidos acá adentro’”, expresó a los agentes.

Luego comentó a este medio: “Mi hijo ayer jueves a la tarde encontró arriba de un banco de la plaza Iraola un montón de folios húmedos que eran de una maestra. La llamó por teléfono y vino a buscarlos a casa, le habían afanado en 1 y 34, vinieron corriendo para la zona del Mercadito”.

“Estamos desamparados y da mucha bronca. Tolosa es zona liberada, vemos pasar gente en moto con cara rara, pero a los patrulleros no los vemos pasar. No me quiero acostumbrar a eso. Y vivo a la vuelta de la Comisaría Sexta. Por la 115 no pasa ni uno. Por la Plaza no circula nadie”, denunció el vecino.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here